jueves, 29 de enero de 2009

Días y melones

Hay días que, así que empiezan, los ves venir. No hay nada que hacer para salvarlos. Si hubiera botón de "ir hacia adelante", como en los cassetes de antes, lo apretarías hasta el fondo. Pasa con esos días como con los melones sositos. Te los comes porque no hay otro remedio, ¿no lo vas a tirar?. Pero sólo piensas en abrir el siguiente, a ver si sale mejor.

domingo, 25 de enero de 2009

Niños

Les veo fotografiados en el periódico. Con sus caritas y sus gorras, y me desmonto. Qué triste y qué injusto. Y no puedo evitar buscar con la mirada a los míos, comprobar que están bien y abrazarlos a la que los tengo a tiro. Un abrazo fuerte, muy fuerte. Hasta el "jo mamá, que me haces daño".

El viento derribó un pabellón de béisbol en Sant Boi y sepultó a cuatro niños cuando entrenaban

sábado, 24 de enero de 2009

¿Evolución?

El viento huracanado nos ha despertado, y al rato se han despedido los aparatos: pi-pi. Se ha ido la luz. Empieza la aventura. Las velas, ¿dónde están las velas?. Va, pon aquí otra. Déjame soplar una vez, mamá. Con conocimiento, que tengo pocas cerillas. ¿Quién tiene cerillas hoy en día?. Nervios y risas infantiles. ¡Qué divertido!. Sí, un montón. El tiempo pasa y averías Fecsa-Endesa: líneas saturadas. Nos ruegan que llamemos pasados unos minutos. No hay manera. Más minutos y siguen saturados. Me saturo yo también. Sin luz. Sin tele. Sin calefacción. ¡Horror!, moriremos congelados. Pero no todo es negro. Quizás no muramos de inanición. El microondas está game over. No da ni la hora. Pero la cocina es de butano. Seguimos sin luz. Más nervios. La casa se hace pequeña. Todos deambulando sin saber qué hacer. Ponte una chaqueta que se nota el fresco. Las líneas de Endesa continúan saturadas. Yo diría que ya están muertas. ¿Y si vamos a comprar una catalítica?. Joer, cuánta regresión en tan poco tiempo. No me acuerdo ni de calentar la leche en el fuego. Se me ha requemado el cazo y la leche no se ha salido de milagro. No controlo los sistemas antiguos. Todo es eléctrico. Parece mentira qué pocas cosas tenemos que vayan a pilas, pero el megáfono de juguete del pequeño, ruidoso hasta la extenuación, es una de ellas. Hay que joderse. Va, deja al chico, que al menos se entretiene. Suerte del portátil nuevo. Aún tiene batería. Algo puedo hacer para matar el tiempo y la tentación de cabrearme. Me pongo a escribir esto. Igual no es tan mala idea lo de la catalítica. Me estiro las mangas, se me están quedando las manos heladas. ¿Pero si la calefacción es de gasoil, por qué leches no funciona cuando se va la luz?. Vale, sí, al final todo tiene algún mecanismo eléctrico. ¿Y si nos vamos a comer fuera?. ..a algún restaurante habitable, con comida y ambiente caliente y abundante iluminación…suena bien. Con algo de suerte, cuando volvamos ya habrá luz. Sí, abandonamos el barco. Huimos. Poquica cosa somos. Mal evolucionamos. No hemos resistido ni medio día sin electricidad.

viernes, 23 de enero de 2009

Espejismos

La ciudad parecía haberse transformado en desierto, con temperaturas inhabitualmente cálidas y un aire arremolinado dispuesto a cambiar el paisaje, aunque sin dunas. Un día propicio para los espejismos que se aparecen a los caminantes sedientos. Imágenes desvaneciéndose al tocarlas con la punta de los dedos. Sueños que se confunden con la realidad, o quizás realidad fundida en sueño. Las farolas soñaban ser palmeras, los coches camellos, y, la calle, un oasis paradisíaco donde acudir a calmar la sed tras una larga travesía.
He traído conmigo montones de arena fina en los zapatos.

jueves, 22 de enero de 2009

Mil mariposas

Una melodía deliciosa, para disfrutar pensando en lo cerquita que está ya el final de la semana laboral. Y dejar de lado la obligación, y sumergirnos felizmente en nuestro tiempo libre...al fin.



Dame tu mano y cogeré con mi voz mil mariposas.
Dame tu voz y alcanzaré para ti mil mariposas.

martes, 20 de enero de 2009

Días de albahaca


FOTO: Rolde

Que tenía una ganicas de cosas alegres, y mira, me encuentro con un regalo de Rolde. Revista de Cultura Aragonesa (gracias Víctor Juan) que en su último número publica, entre otras interesantes cosas, un extenso artículo sobre La Ronda, la de Boltaña, claro. Y pocas cosas hay que alegren más el corazón que La Ronda rondando.

Quien lea ¡Salud Ronda! (lo que recomiendo ávidamente) podrá disfrutar de un texto del músico Roberto Serrano que desgrana la trayectoria y la discografía del grupo con abundantes imágenes y reflexiones tan bien discurridas y expuestas como ésta:
"Esa es la verdadera dimensión de lo universal, la que nace del pueblo al que La Ronda canta frente al “mundo global” que otros venden –hábil invento de mercaderes en el que a todos nos han puesto precio–, la de los aragoneses que por participar de un mismo sentido les hace nación; palabra esta, nación, que sólo los paletos entienden con límites, sólo a los incultos asusta y sólo los malintencionados la emplean para confundir; nación a la que sólo los miopes le privan el derecho a ser cosmopolita. Gracias a La Ronda, Aragón es éso: quizá más nación, quizá más cosmopolita".
El mundo está igual de jodido pero con La Ronda rondando, cualquier día puede ser un día de albahaca.
...
Pronto estaremos juntos, y estallará la fiesta;
sin darnos cuenta, la albahaca reverdeció.
Como brillan tus ojos, seca esa glarimeta,
saca el pañuelo y al invierno dile adiós.

Échame madre, échame un ramico de albahaca
de esa maceta que tienes en el balcón,
fresca como el rocío, albahaca perfumada,
un beso que Huesca y tú, me dais con amor.
...
Días de Albahaca. La Ronda de Boltaña

¡Salud y Ronda!

domingo, 18 de enero de 2009

Dormid, princesas de Gaza

Isarel habla ahora de alto al fuego unilateral (veremos lo que dura), o sea que dejará de masacrar temporalmente a los palestinos porque ya ha cumplido sus objetivos de sangre y amenaza. Ahora sólo los seguirá asediando, embargando y también matando, aunque más lentamente. Sólo el odio, la desproporción y la maldad pueden guiar la conducta del gobierno israelí que muchas ONG no dudan en considerar responsable de crímenes de guerra. Por eso, que desde Israel surjan voces de protesta que intenten despertar la conciencia de los ciudadanos de aquel país, me parece que es algo de luz en medio de tanta negrura.

La ONG Asociación para los Derechos Humanos en Israel (ACRI, por sus siglas en inglés) ha publicado en el diario israelí Haaretz un obituario que recuerda a los cientos de niños palestinos muertos hasta ahora en la ofensiva en la franja de Gaza como señal de protesta. Afirma un responsable que "parece que tanto los medios como la opinión pública israelí han permanecido indiferentes ante la situación que se está viviendo en la franja de Gaza. Las noticias hablan de 1.000 muertos y 5.000 heridos, sólo la mitad de los cuales son miembros de Hamás. Más de 300 menores palestinos han muerto hasta ahora, algo que la sociedad israelí necesita recordar. Tenemos que protestar por esta flagrante violación de los Derechos Humanos. Israel no debe luchar del modo en que lo hace". (Leer más)

Más de 300 niños de Gaza duermen y descansan sin miedo.

Esquelas de los niños asesinados en Gaza publicadas en un diario israelí.
En el centro, en rojo, también con caracteres hebreos, la palabra STOP.

Rachel Corrie
era una joven activista estadounidense del SIM (Solidarity Movement International) que fue asesinada en 2003 por una excavadora israelí cuando defendía con un megáfono y su cuerpo las casas de los palestinos, en el campo de refugiados de Rafah en Gaza. Ángel Petisme compuso esta hermosa y emocionante canción sobre ella, y sobre la Palestina que intentó defender. La canción fue grabada en directo en el concierto del Festival Luna Lunera de Sos del Rey Católico el 4 de agosto de 2007.


Rachel Corrie - Ángel Petisme



...duerme princesa de Gaza. Duerme, niña, descansa. Todo será diferente en Palestina mañana...
O eso querríamos soñar.

sábado, 17 de enero de 2009

Orgullo corporativo

El gremio de una no ofrece muchas oportunidades para sentirse orgullosa de la profesión, o de lo que debería ser la profesión. En poco tiempo, sin embargo, he tenido dos alegrías.

Una, en Washington
, hace sólo unas horas

La otra, en Bagdad
, el pasado 14 de diciembre

viernes, 16 de enero de 2009

Doble moral

El gobierno italiano de Silvio Berlusconi ha vetado una resolución de la justicia italiana que permitía al padre de Eulana Englaro desconectar a su hija, muerta cerebralmente, desde 1992.
Leer más

Se ve que se puede bombardear a los vivos que querían seguir vivos, se les puede desconectar del alimento, las medicinas, y la existencia sin que ni un sólo gobierno occidental ponga el grito en el cielo. En cambio, en Italia, el gobierno jaleado por el Vaticano y el ultracatolicismo impide a un padre que dé descanso digno a su hija, en estado vegetativo desde hace 17 años. Ello, apelando a lo inalienable y sagrado de la vida. ¡Cuánta hipocresía!.

Como la campaña de los autobuses dice, probablemente Dios no existe, y aún así, cúantas atrocidades se cometen en su nombre.

FOTO: AFT / Diario Público
El gobierno italiano impide que se cumpla una sentencia del Tribunal Supremo del pasado mes de noviembre que, finalmente, daba la razón al padre de Eulana. La mujer cuenta ahora con 38 años y está conectada artificialmente a la vida desde los 21

miércoles, 14 de enero de 2009

Paseos por las nubes


En avión, o con la dispersión, siempre es gratificante
un paseo por las nubes


Días simples
Un día simple es un día que amanece sin complicaciones, sin quehaceres añadidos a la rutina habitual, sin emociones y también sin estrés. Un día simple fluye a su ritmo y las horas transcurren sin sobresaltos, sin empujones ni urgencias. En un día simple no se pueden esperar acontecimientos, ni buenos ni malos. No hay decisiones trascendentales, ni anuncios imprevistos. Nada altera el pacífico discurrir de la jornada. En un día simple sólo hay que dejarse conducir por los horarios y las actividades habituales hasta el final del trayecto, cuando el día acaba. Un día simple es tan sólo un simple día. Sólo éso. Y también, todo éso.

Mapas
Hay planos personalizados que no salen en el google maps. Esos que vamos trazando a lo largo de la vida, poniendo una chincheta invisible allí donde sucedió o vivimos algo que también a nosotros nos ha dejado marca. Esos lugares dejan de ser los mismos desde ese preciso instante y ya no volvemos a pasar indiferentes por ellos. Avenidas, calles, casas, pueblos, paisajes... pasan a ser nuestros, sólo nuestros, si allí lloramos, reímos, sufrimos, o tocamos el cielo, aunque todo el mundo pueda circular por ellos. Con el tiempo, el itinerario se amplía y cualquier día, sin haberlo previsto, topamos con uno de esos lugares. Entonces, nada puede evitar que notemos un vacío en el estómago y que el corazón dé un brinco sin previo aviso.

Contradicciones
Tenemos, a menudo, la masoquista necesidad de entristecernos a propósito. De bañarnos en nuestra pena por decisión propia. De escoger, por ejemplo, la canción que sabemos que nos desbordará el lagrimal así oigamos los primeros acordes, o los versos que licuarán rápidamente nuestra mirada. Y aún así, es una tristeza reponedora, un lloro necesario, un padecer gratificante. Un doloroso placer de llanto dulce que nos remoja las mejillas y nos agranda las pupilas. Que abre un camino oculto pero directo al centro de nuestros sentidos. Y por alguna extraña y contradictoria razón, nos sentimos tristes y, a la vez, un poco más felices.

sábado, 10 de enero de 2009

Que acabe la masacre en Palestina

Tarragona, 10 de enero de 2009







Si miras hacia otro lado te aseguro:
algún día tus hijos han de morir de insomnio.
Olvidarán tus cuentos y el color de tus besos
y al avestruz cómplice al que llamaban Padre.
No hables de Palestina cuando ya sea tarde.

Antisemita (fragmento), del libro Insomnio de Ramalah (poemas palestinos). Ed. Eclipsados,2005.
Ángel Petisme

viernes, 9 de enero de 2009

Agujero

Siempre hay un gusanito en algún rincón del corazón haciendo cri, cri. Diciéndote, por ejemplo: ¿qué haces pensando en otras cosas cuando un trozo del mapa planetario rezuma sangre de gente que sólo aspiraba a sobrevivir?. Miro a otro lado, pienso, siento y escribo otras cosas con la sensación de estar en falta. Y no dejo de oír el cri, cri del gusanito haciendo más gordo el agujero. Y no dejo de sentir la necesidad de hacer algo. Aunque sólo sea salir a la calle.

jueves, 8 de enero de 2009

Delete

Me pregunto en qué lugar del hiperespacio deben estar esas cosas que escribimos y que por alguna extraña circunstancia aliada con la mala baba y la mala suerte se acaban borrando. Esas reflexiones, esos textos elaborados, esos trabajos, o parte de ellos, que sin saber cómo dejan de existir y no hay manera de retornarlos a la vida. En qué aciago momento le dimos al suprimir sin quererlo e hicimos desaparecer, a la vez, tiempo, neuronas, (con lo escasas que van a una cierta edad) y satisfacción (la que nos daba ver el fruto de nuestros devanamientos de sesera). Todo volatilizado. A cambio, sólo nos queda rabia, impotencia y mala leche, mucha y muy mala.

Cuando esas cosas me pasan, ¿a quién no le han pasado?, pienso en la destrucción involuntaria que más ha marcado a mi familia. La del arsenal fotográfico de toda, o prácticamente toda, mi infancia, la de mis hermanos, y una parte considerable de la biografía materna. Ocurrió siendo yo pequeña. La mala suerte quiso que uno de los hermanos confundiese la bolsa donde se almacenaban provisionalmente las fotos familiares, a la espera de una reubicación, con simple basura que había que tirar al contenedor. Y allí fueron a parar nuestras estampas de recién nacidos en el hospital en, brazos de mi madre, bautizos, comuniones, veraneos…De nada sirvió llamar al servicio de recogida de basura cuando pudimos comprobar el desastre, porque las fotos yacían ya con los detritus habituales en el vertedero. La destrucción involuntaria se presenta entonces como un drama. A veces, incluso se puede confundir con alguna señal del destino, que algo nos habrá querido decir. Pero no. Es simple mala suerte.

Las fotos no se pueden restituir, aunque siempre hay algún familiar que guarda copia, y se puede recomponer algún retazo de la memoria fotográfica de la familia. Algo se salva. Y lo más importante: la memoria siempre va con uno y, aunque no queden rastros gráficos, está el propio presente, que siempre puede echar un vistazo atrás y rememorar lo ocurrido. Al fin y al cabo, somos en tiempo presente y lo que fuimos puede recordarse. Y por supuesto, lo que en su día se escribió y desapareció entre megabytes y códigos binarios puede reescribirse, y con mucha más soltura, dada la reciente experiencia. En el fondo, es como una segunda oportunidad para que las neuronas mejoren el original que se perdió en la nada cibernética. Eso sí, una vez transcurrido un tiempo prudencial y superadas las ansias de estampar el teclado o el ratón contra la pantalla del ordenador.

lunes, 5 de enero de 2009

On vas, que apuntes al meu poble


FOTOS: Diario Público

Horror, incomprensión, sangre, muerte, dolor. Palabras, sólo palabras, que asocio a cuanto oigo y veo sobre la invasión israelí en Palestina. Los organismos internacionales que deben velar por la paz mundial pueden ir cerrando el garito. Pasó en los Balcanes, en Irak y ahora en Palestina. No detienen ni el horror ni la muerte. Pasividad e hipocresía, eso es lo que muestran ellos, y yo, como muchos, sólo siento rabia y vergüenza.

Hay muchas iniciativas ciudadanas para mostrar el rechazo a la mascare y la barbarie, y hay reflexiones de todo tipo en la red. En su blog, Ángel Petisme recoge muchas de ésas cosas con su sensibilidad habitual y su conocimiento personal. Imprescindible una visita: http://petisme.wordpress.com/

Leo en Público un artículo de Carlos Enrique Bayo, con el que coincido desde el título:
La hipocresía diplomática también es cómplice de crímenes

Veo imágenes de lo que sucede y recuerdo ésa canción de Llach que me sobrecoge cada vez que la oigo, porque sus letra y su música hablan y sienten de la impotencia y del dolor de los que se ven apuntados por los tanques.

Cançó sense nom
Lluís LLach


On vas amb les banderes i avions
i tot el cercle de canons
que apuntes al meu poble On vas amb la vergonya per galó
i en el fusell hi dus la por
que apuntes al meu poble. On vas quan ja l'infant no vol jugar
per que el que rep es sed de sang
i ets tú qui l'omples On vas quan ja l'infant no pot mirar
ni el blau del mar ni aquest cel blau,
i ets tú qui el robes. On vas amb les banderes
on vas amb els avions
on vas, on vas.
On vas amb els fusells
On vas amb els canons
On vas, on vas. On vas quan ja l'infant no pot mirar
ni el blau del mar ni aquest cel blau,
i ets tú qui el robes. On vas amb les banderes i avions
i tot el crecle de canons
que apuntes al meu poble On vas amb la vergonya per galó
i en el fusell hi dus la por
que apuntes al meu poble. On vas quan ja l'infant no vol jugar
per que el que rep es sed de sang
i ets tú qui l'omples.
___________

Donde vas con las banderas y aviones
y todo el círculo de cañones
que apuntas a mi pueblo Donde vas con la verguenza por galón
y en el fusil llevas el miedo
que apuntas a mi pueblo. Donde vas cuando el niño no quiere jugar
porque lo que recibe es sed de sangre
y eres tu quien lo llena. Donde vas cuando el niño no puede mirar
ni el azul del mar ni este dielo azul,
y eres tu quien se lo roba. Donde vas con las banderas
Donde vas con los aviones
donde vas, donde vas.
Donde vas con los fusiles
Donde vas con los cañones
donde vas, donde vas. Donde vas cuando el niño no puede mirar
ni el azul del mar ni este dielo azul,
y eres tu quien se lo roba. Donde vas con las banderas y aviones
y todo el círculo de cañones
que apuntas a mi pueblo Donde vas con la verguenza por galón
y en el fusil llevas el miedo
que apuntas a mi pueblo. Donde vas cuando el niño no quiere jugar
porque lo que recibe es sed de sangre
y eres tu quien lo llena.

domingo, 4 de enero de 2009

3 de enero, Navidad

Este año la Navidad ha caído en 3 de enero. Porque ése ha sido el día del reencuentro completo. Los cuatro hermanos juntos, otra vez, y ya hacía año y medio que las distancias no lo hacían posible. Y la que nos parió lo ha visto entre incrédula y serenamente gozosa. Y hemos tenido de todo, como en Nochebuena: roastbeef, turrones, risas, retornos nostálgicos al pasado, viajes gratis al futuro, cava, verset de Nadal, villancico inglés y Joticas al Niño.
Y hemos sido felices.


Roastbeef, rico rico de la madre