viernes, 25 de marzo de 2011

Cos'è il successo?

El concepto de éxito, según explica Carmen Consoli en el trocito de entrevista que muestra el video: "en el momento en que haces aquello en lo que crees, éso es el éxito. Puedes ser pobre, pero también feliz".
Y una consoli-canción después. De regalo. Sean felices.

jueves, 24 de marzo de 2011

Sueños, aritmética y meteorología

Llueve sobre mojado. Cuento días, resto y divido. Las sumas se hacen esperar. Vivo del resto y suplico al divisor que no sea cruel. Mejor relativizo la aritmética y me concentro en la metafísica, que para algo soy de letras. Entonces compruebo que hace sol, aunque a veces se nubla. Pues espero. Como en la playa, siguiendo la trayectoria de las nubes tras las que se esconde el disco solar difuminado, calculando el tiempo que falta para que vuelva a asomar. Cada vez menos. Soñar es dejar de hacer cuentas acariciada por el sol. Ignorar las matemáticas y disfrutar del buen tiempo. Quiero creer que en algún lugar deben confluir sueño y vigilia, deseo y realidad. En algún lugar lo excepcional debe ser lo cotidiano. Soñar es encontrar ese lugar.

Ilustración: Paulina Barraza / Blog Paulinas

lunes, 21 de marzo de 2011

21 de marzo


Sin darnos cuenta la albahaca reverdeció.
¡Cómo brillan tus ojos, seca esa glarimeta,
saca el pañuelo y al invierno dile adiós!
Días de albahaca. La Ronda de Boltaña

domingo, 20 de marzo de 2011

Montaña de cumbres repetidas


Unas veces me siento
como pobre colina
y otras como montaña
de cumbres repetidas

Estados de ánimo. Mario Benedetti

martes, 15 de marzo de 2011

Teletransportación

Es posible volver atrás, allí donde nos gustó estar. Viajar hacia adelante, al lugar que soñamos alcanzar. O trasladarse al momento y al lugar deseado esquivando el imprevisto, el despropósito o la mala pata. En cuestión  de segundos. Es posible burlar las coordenadas espacio-temporales. Fulminar las distancias. Ignorar el tiempo. Es posible. Sin poderes mágicos. Sin sofisticados artilugios del futuro. Simplemente, cerrando los ojos y aguzando los sentidos.


Lascia la spina, cogli la rosa del oratorio de Händel Il Trionfo del Tempo e del Disinganno (HWV 46a). Interpretado por la mezzosoprano Cecilia Bartoli.

domingo, 13 de marzo de 2011

¿Por qué cantamos?


Si estamos lejos como un horizonte
si allá quedaron árboles y cielo
si cada noche es siempre alguna ausencia
y cada despertar un desencuentro
usted preguntará por qué cantamos
...
cantamos porque el sol nos reconoce
y porque el campo huele a primavera
y porque en este tallo en aquel fruto
cada pregunta tiene su respuesta
¿Por qué cantamos? Mario Bendetti

sábado, 12 de marzo de 2011

Macondo

Un día lloviendo -no llega- y se me representan los cuatro años largos de Macondo. Interminable.
"Llovió cuatro años, once meses y dos días. Hubo épocas de llovizna en que todo el mundo se puso sus ropas de pontifical y se compuso una cara de convaleciente para celebrar la escampada, pero pronto se acostumbraron a interpretar las pausas como anuncios de recrudecimiento. Se desempedraba el cielo en unas tempestades de estropicio, y el norte mandaba unos huracanes que desportillaron techos y derribaron paredes, y desenterraron de raíz las últimas cepas de las plantaciones. Como ocurrió durante la peste del insomnio, que Úrsula se dio a recordar por aquellos días, la propia calamidad iba inspirando defensas contra el tedio."

Me he defendido del tedio buscando este trocito de Cien años de soledad que recordaba vagamente y releyendo algunos otros. A lo de ver llover, oye, que no le he encontrado nunca la gracia...

Temblores

Veo la situación nuclear de Japón como consecuencia del fatal tsunami y no puedo evitar notar un escalofrío mimetizante, pensando en las tres carracas nucleares que tenemos aquí cerca: véase dos en Ascó y una en Vandellòs. Que, oigan, aquí no hace falta ola gigante ni terremoto para que fallen, que el sistema de refrigeración puede estropearse, perfectamente, por cuatro algas que se enredan en las turbinas y que no me lo invento, que las pruebas lo atestiguan.
Ambas centrales están gestionadas por la Asociación Nuclear Ascó Vandellòs (Anav), propiedad de Endesa e Iberdrola como segundo socio minoritario. A lo largo de 2010 ha destacado que Ascó I se reconectó a la red eléctrica a mediados de enero tras cerca de dos meses de trabajo en la turbina principal, así como los problemas que registró Vandellòs II en febrero en sus sistema de refrigeración a las pocas semanas de estrenarlo. Dicha central también vivió un fallo en las barras de control que le obligó a parar 19 días. En el mes de mayo la unidad de Ascó II procedió a realizar su 19 recarga de combustible, antes de que la presencia de algas procedentes del río Ebro en la toma de agua de la central obligara a reducir su potencia un par de veces. (Fuente: La Vanguardia 17/1/2011)
 Público 4/02/2011
Los japoneses, harticos como deben estar de hacer simulacros y aplicar los sistemas de seguridad más avanzados, están ante un problema nuclear de dimensiones que ahora mismo aún no son calculables y que dan miedo sólo imaginar. Aquí, que tenemos centrales obsoletas y agotadas a las que les cambian piezas a lo lego, y en las que nunca pasa nada hasta que se descubre que ha habido un escape de unas particulillas nucleares, pero que total, nada... Aquí -digo- ¿qué nos puede pasar aquí? Claro que no estamos en una zona de actividad sísmica, pero lo de Japón debería ponernos alerta (más si cabe) sobre los riesgos reales de la producción nuclear y sobre la vulnerabilidad de las instalaciones y sus mecanismos de seguridad, en general, pero sobre todo cuando se enfrentan a situaciones extremas o imprevistas. Que es lo que tienen ese tipo de situaciones, que al ser imprevistas no pueden tener una respuesta previamente contemplada.

Va siendo hora de trabajar de verdad, con determinación, compromiso y recursos para que la obtención de energía proceda de métodos que no pongan en riesgo a un pedazo del planeta y a todo lo que vive en él, por remoto que parezca el riesgo. Entretanto, y mientras a los tibios políticos de turno les tiembla el pulso y son incapaces de cerrar los peligrosos artefactos atómicos que hace decenios tendrían que estar desmantelados, a nosotros sólo nos queda encomendarnos a la madre Tierra para que, a ella, no se le ocurra temblar.
Que las fallas no nos fallen. Y que la fuerza telúrica nos acompañe.

____________
Se puede seguir la última hora en Japón a través de la emisión en directo de NHK-world. La televisión pública japonesa en inglés.

jueves, 10 de marzo de 2011

Viajes

Los universos paralelos se parecen a la realidad, pero son distintos. Con otras leyes de la física, con otra apariencia, con otro tempo. Parecen cercanos, pero están lejos. Son otro universo. Se visitan y se vuelve de ellos. Afortunadamente. Y se emprende el viaje de verdad. Desde el kilómetro cero.

Me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.
A. Machado

martes, 8 de marzo de 2011

Tinc un clavell per tu

Au! vinga amunt, amunt traducido literalmente sería algo como 'vamos, arriba, arriba' aunque me gusta más la traducción libre, personal y mucho más próxima del 'hala, p'alante'. Hay canciones, trocitos de ellas, palabras, versos.. que flotan en el subconsciente y que surgen en determinadas situaciones como activados por un resorte automático. Están ahí guardados en la sección poética del cerebro y el consciente los rescata en el momento oportuno de modo natural, en una conversación, o en un pensamiento.

Au! vinga amunt, amunt es el principio del estribillo de una hermosa canción de Lluís Llach 'Tinc un clavell per tu' que hoy he recordado. Claveles, no tengo, pero el fin de semana pasado me planté unas flores preciosas en el jardín. Se llaman prímulas o primaveras y son las primeras en florecer, antes incluso de llegar la nueva estación. Aquí las dejo, diciendo a quien se detenga a mirarlas eso que canta Llach: 

Au! vinga, amunt, amunt.
Obre els teus ulls i amunt.
Puja a la barca amb el teu bagatge 
i recorda que la vida és teva.


lunes, 7 de marzo de 2011

Sunrise

Lo único que sé con certeza es que volverá a amanecer. De éso estoy segura.

sábado, 5 de marzo de 2011

Tradiciones

Me alegra que cosas prohibidas en tiempos pretéritos puedan exhibirse libremente, sin cortapisas y sin guardianes de la moraliad. Celebro que haya quien disfrute con las comparsas, con las rúas...con el carnaval. La misma libertad me permite elegir y decir que a mí, particularmente, la fiesta de los disfraces, los confetis y la música a toda castaña en carromatos de estética más que dudosa no me gusta. Nada. De nada.
Me espero a que pasen los carnavales con la misma impaciencia con la que espero a que pasen de largo, cuanto antes, las procesiones de semana santa. No se trata de una cuestión de creencias, sino de gustos, o de buen gusto, según se mire. De la semana santa lo único que me atrae es el sonido de los tambores y los bombos. Me sobran la imaginería de martirio, sangres, espinas y capirotes.Y el guión original, por supuesto. Del carnaval no me quedo con nada, ni con la banda sonora que va a ser -fijo- el waka waka de Shakira con unos millones más de decibelios de los que el oído humano es capaz de soportar. Pasamos de lo insufriblemente hortera a lo gore y siniestro en cuestión de semanas. Nuestras bonitas fiestas y tradiciones. ¿Nuestras?. No mías.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Tú me llevas

Un poco de happy-pop by Zahara, para atravesar el duro ecuador de la semana.