miércoles, 29 de junio de 2011

El deber de no claudicar



A qué seguir respirando
si no estás tú, libertad

jueves, 23 de junio de 2011

Sanjuanada

Ya llegó la Sanjuanada Sanjuanada son dos canciones de Labordeta, una del disco 'Tiempo de espera', la otra de  'Las cuatro estaciones'. Tienen en común la referencia a la llegada del solsticio de verano y la alusión a un período duro y árido, especialmente difícil en las tierras de secano. Un tiempo que obliga a muchos a marchar y a los que se quedan, a resistir. Hacer frente a la desesperanza con el empeño por sobrevivir. Y no reblar.
El clima y el paisaje se fijan en el adn y modelan la historia de los pueblos y el carácter de sus gentes. Estoy segura.

Ambas son hermosas.



Ya llegó la Sanjuanada,
ojalá que no llegara,
se han marchado mis amores
a segar a la ribera.
No, no volverán ya más
a estos páramos yertos.
No, no volverán ya más
a estos desiertos.

Y las piedras del camino
irán creciendo y creciendo,
haciendo roca las casas
las tumbas y el cementerio
y los ojos de aquel viejo
que esperaba con el cierzo
verlos venir al otoño
y abrazarlos al regreso.
Ya llegó la Sanjuanada. Tiempo de espera




Ya llegó la sanjuanada
arrasando los caminos,
con la sed de los veranos
y la luz entre los trigos.
Trigos que fueron muy duros
de aupar desde que nacieron,
luchando contra los vientos,
contra la tierra y el cielo.
Si será duro San Juan
en esta tierra en que vivo
que de tanto San Juan pobre
están los pueblos vacíos.

Mira San Juan que ya estamos
hartos de tantos consejos
de señores que nos roban
todo lo que poseemos.
Y aunque nos quiten el pan
y nos dejen sin aliento,
seguimos puestos de pie
para defender lo nuestro,
que la ira mueve mares
y la rabia sentimientos
y entre ambas cosas tenemos
un enorme cargamento.
Sanjuanada. Las cuatro estaciones

martes, 21 de junio de 2011

Verano

Llega otro verano con los mismos campos de oro sobre los que un día caminaremos.


I never made promises lightly
and there have been some that I've broken
but I swear in the days still left
we will walk in fields of gold
we'll walk in fields of gold
Fields of gold. Eva Cassidy

lunes, 13 de junio de 2011

Otro cielo


No existe esponja para lavar el cielo
pero aunque pudieras enjabonarlo
y luego echarle baldes y baldes de mar
y colgarlo al sol para que se seque
siempre faltaría el pájaro en silencio

no existen métodos para tocar el cielo
pero aunque te estiraras como una palma
y lograras rozarlo en tus delirios
y supieras al fin como es al tacto
siempre te faltaría la nube de algodón

no existe un puente para cruzar el cielo
pero aunque consiguieras llegar a la otra orilla
a fuerza de memoria y pronósticos
y comprobaras que no es tan dificil
siempre te faltaría el pino del crepusculo

eso es por que se trata de un cielo que no es tuyo
aunque sea impetuoso y desgarrado
en cambio cuando llegue el que te pertenece
no lo querrás lavar ni tocar ni cruzar
pero estarán el pájaro y la nube y el pino.

Otro cielo. Mario Benedetti

miércoles, 8 de junio de 2011

Cretinos y cretinillos

Dice Loquillo, a propósito de la crisis, que no entiende "cómo no hay bandas de rock cagándose en todo". Creo que sí hay quien se caga en todo con la guitarra, aunque quizás no son  los que él escucha. Le haría una lista, pero que se la busque él. Añade Loquillo que "si la única opción es Manel, mal vamos". Lo dice él, que para ser feliz sólo necesitaba un camión. Afirma Loquillo que "no hay en el rock español nadie mejor que yo sobre un escenario". Ahora entiendo lo del camión. Era para poder meter todo su ego.

Me parece guais que los grupos de música se caguen en todo pero, francamente, prefiero que lo haga el personal de a pie, en general, los sindicatos, los obreros de la construcción, los trabajadores públicos, los que no llegan a final de mes... Si la música se compromete, me parece estupendo y si sólo nos entretiene y nos hace un poco más feliz la vida (lo cual no es poco, ni fácil) también. Lo que está claro es que no necesitamos gurús de tupé y pose chulita.

Loquillo es un cretinillo. No llega a la categoria de cretinos mayúsculos, que queda reservada a ilustres personajes tales como Botín, Strauss-Kahn (presunto delincuente, bueno en esta categoría puede haber unos cuantos) y un largo etcétera del que seguramente no sabemos sus nombres. Los cretinos nos joden la vida: la actual y la futura, mientras que los cretinillos sólo nos la fastidian e incomodan, o lo intentan.  Abundan y hay que aprender a sortearlos e ignorarlos o, en su defecto, desfogarse  un rato sin complejos si nos asaltan con el dedo dispuesto a metérnoslo en el ojo.
Mande a la mierda a un cretinillo, sin temor ni remordimiento, y se quedará sobradamente descansado y a gusto. Palabra.

sábado, 4 de junio de 2011

Esperanza

Dice Hessel que no deberíamos exasperarnos, deberíamos tener esperanza. La exasperación es una negación de la esperanza. Es comprensible, diría casi natural, pero no por ello es aceptable. Porque no permite obtener los resultados que eventualmente puede producir la esperanza.
No he podido evitar subrayar la frase al leerla hoy en el tren con lo que tenía más a mano, que era un lápiz de ojos gris-azul, aunque el libro no era mío. Espero que el propietario sea indulgente y comprenda el botepronto y la necesidad de resaltar y adornar la frase para retenerla y hacerla un poco mía. Una más con la que hacer frente a la realidad.

A veces, basta con pasar unos minutos en la estación de Sants para que la realiad se presente. Sin dar la mano. Más bien te asalta y te da un guantazo en toda la cara. A veces, basta con esperar un rato a que llegue el tren, mirar alrededor y oír un par de conversaciones, para medir la distancia interplanetaria que separa la realidad común del priveligo de los menos. No son conscientes de ser privilegiados y, menos aún, lo valoran. Porque jamás se propusieron salir de su mundo, aunque sólo fuera para orbitar.

Ha sido un día de slow-food. A la hora de comer, me he alimentado de frases, andenes y realidad. Y también de algo de esperanza. La necesitaba, ahora que ya sé que las hadas también enferman y tienen ojeras.

jueves, 2 de junio de 2011

Atravesando la pared del lagrimal

Lo esencial ya está dicho, y todas las palabras están ya usadas. Y aun así, me fascinan esos requiebros del lenguaje y la metáfora que logran encontrar nuevas maneras de decir lo profundo con palabras simples. Creo que por eso me gusta Manel. Altamente recomendables. Tengo la musiquilla y la letra de esta canción suya metida en el córtex cerebral hace ya unos días. Y me encanta.



...i arribar-te a l’espatlla i seure en un botó
i agafar un pelet d’aire i, amb un saltiró,
enganxar-te un cabell i impulsar-me en un últim salt final
i accedir al teu desig travessant la paret del llagrimal.
Ara un peu! Ara un braç! Ara el tors! Ara el cap!
Manel. Aniversari (el espléndido video oficial).